Las 10 Claves para Enseñar Ciencias de Manera Divertida – Parte 1

Aprender puede ser muy divertido. De hecho, no hay ninguna buena razón por la que no lo sea, siempre y cuando prestes atención a estas 10 Claves Esenciales para que tus clases y lecciones sean un momento anticipado y comentado por tus alumnos.

Como el artículo resultó mucho más extenso de lo que esperaba, lo he partido en dos. Aquí te muestro la primera parte:

 

1 – Aprovecha los intereses de tus alumnos.

Esta clave no está en primer lugar por casualidad. ¡Captura el interés de tus alumnos por un tema científico, y serán ellos los que movilizarán la clase, no tú!
La idea de que los chicos de hoy no se interesan por nada es un mito. Se interesan y mucho, por sus círculos sociales, por problemáticas sociales, por sus aficiones, tecnología de punta, moda, personalidades, etc. Pero también son una generación sobre estimulada, habituada a la sobrecarga sensorial y a hacer las cosas en períodos cortos de actividad intensa, antes de pasar rápidamente a otra cosa.
Averigua sus intereses, busca oportunidades para explorar aspectos científicos en sus gustos, y sumérgete en su mundo para comprender mejor sus motivaciones.

 

2 – Exprime cada tópico y sácale todo su jugo

Hasta los temas más insospechados pueden tener ramificaciones hacia el aprendizaje científico. No te quedes en lo obvio, busca conexiones ocultas, historias y anécdotas que conecten un tema o evento con una instancia de aprendizaje científico. Aprovecha la transversalidad del conocimiento científico. Por ejemplo: la física necesita de la matemática, que a su vez modela la química, que fundamenta la biología, que apoya la psicología, que explica las relaciones sociales! Y así puedes seguir, uniendo los puntos y hallando los lugares comunes donde los intereses y las preguntas científicas convergen.

 

3 – Olvídate de la Clase Magistral™

A menudo nos obsesionamos con presentar un tema de manera evocadora, apasionante y grandilocuente, pero eso es solo la trampa de la Clase Magistral™.

El verdadero aprendizaje necesita de dos actores, maestro y alumno, en permanente diálogo y reflexión. El conocimiento no se transmite de manera unidireccional, se construye con las vivencias del aprendizaje, con el maestro aportando su conocimiento y perspectivas y el alumno aportando las suyas hasta lograr una síntesis propia.

Fomenta el debate, el diálogo y la reflexión. Sé flexible en tus objetivos, ¡Improvisa si es necesario! Recuerda que hasta un debate acalorado puede generar ideas con las que producir una actividad de concentración, por ejemplo.

 

4 – ¡El mundo cotidiano es increíble, no lo olvides!

La matemática, la física, la química, la biología están en todos lados. No hace falta acudir a un laboratorio para ver ciencia y tecnología en acción. El aula o el hogar están llenas de milagros científicos, desde la luz de la bombilla, el motor eléctrico de un ventilador, la fotosíntesis en una hoja, etc. Lo mejor de todo es que los fenómenos de la ciencia están relacionados, desde la simple difracción de la luz blanca hasta la reacción de fusión nuclear que se da en el corazón del sol. Nada escapa al genuino interés científico.

 

5 – Muéstrales cómo y dónde encontrar la información que necesitan.

Hoy en día acumular la información no es tan importante como saber dónde encontrarla. La capacidad de encontrar la información, juzgar su valor y gestionarla apropiadamente es la llave a la educación del siglo XXI.

¿Qué herramientas son las más apropiadas?

¿Qué estrategias pueden optimizar la búsqueda?

¿Cuáles son las fuentes más confiables?

¿Cómo hacemos para cotejar información?

No te quedes solo con la biblioteca escolar o Google, existen fuentes más específicas que pueden ser mucho más efectivas, como bases de datos temáticas, bibliotecas virtuales, proyectos educativos de fundaciones u ONGs, revistas y publicaciones científicas, testimonios personales y un largo etcétera.

 

Si quieres conocer el resto de las claves, ¡estate atento a la publicación de la segunda parte!

Thoughts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *