Bases para una Ciencia en Familia

Las 3 Preguntas Más Importantes en las Ciencias

¡Bienvenidos! Este es el primer artículo del blog, y por eso voy a empezar por contarles acerca de Ciencia en Familia.

Para ello voy a responder las 3 preguntas fundamentales que debe hacerse todo buen científico: ¿Qué? ¿Cómo? ¿Por qué?

Si todo esto les parece mucho, ¡No se preocupen! En próximas entradas les iré contando en más detalle cada una de las 3 preguntas y sus respectivas respuestas.

En este caso en particular:

  • ¿Qué tiene de diferente Ciencia en Familia a la hora de enseñar ciencias?
  • ¿Cómo logra Ciencia en Familia cumplir con sus objetivos en la práctica?
  • ¿Por qué debería probar lo que ofrece Ciencia en Familia? ¿Qué hay de malo con la enseñanza tradicional de las ciencias?

El QUÉ:

APRENDER CIENCIA EN FORMA EMPÍRICA E INDUCTIVA.

En el sistema educativo tradicional, el aprendizaje es fundamentalmente teórico, formal y deductivo, con un maestro/a que transmite el conocimiento en el aula, y un grupo de alumnos que lo reciben y asimilan. Este tipo de aprendizaje es ideal para aquellos de nosotros que somos adultos, familiarizados con el lenguaje matemático y de pensamiento analítico y deductivo.

¿Pero qué pasa si eres un niño, o un adulto que no encaje con esa descripción? Pues lo más común es que en algún momento hayas sufrido problemas de adaptación, desinterés, pasividad, pobre rendimiento académico, y hasta es muy probable que hayas terminado odiando las ciencias o sintiendo que no has nacido para ello.

La ciencia que se hace en el laboratorio, en el campo, en las industrias, en las redes informáticas, no se aprende de esta manera. Los fenómenos de nuestro universo se estudian y se ponen a prueba de manera fundamentalmente empírica e inductiva.

¿Qué quiere decir esto? Que esencialmente se aprende observando, probando, tocando y reflexionando sobre todo ello. Haciendo. ¿No es una forma más lógica de aprender, más natural incluso, que memorizar leyes fundamentales y fórmulas con la esperanza de poder aplicarlas algún día en la vida cotidiana?

Ciencia en Familia ofrece actividades y proyectos para aprender haciendo. Es la forma en que aprenden los niños, de manera natural, sobretodo durante sus primeros años. Es la forma en que aprenden los científicos también, mediante una metodología probada y en permanente revisión desde hace más de 500 años.

El CÓMO:

PERCIBIR, SENTIR, HACER

(O lo que es lo mismo:

OBSERVACIÓN, HIPÓTESIS, EXPERIMENTACIÓN Y SÍNTESIS)

Aprender de forma empírica es sencillo: hay que ensuciarse las manos. Hay que mirar, hay que tocar, hay que escuchar, ¡no hay que dejar ningún sentido afuera! También hay que reflexionar sobre todo ello, comprender cómo algo nuevo nos hace sentir, cómo funciona cada cosa, y especialmente cómo podemos hacer el mejor uso de ello.

El método inductivo es la manera normal en que los niños y los científicos abordan problemas nuevos. Estos últimos incluso lo han clasificado en 4 etapas muy simples: Observación, Hipótesis, Experimentación y Síntesis. Y aunque tengan nombres complicados, en realidad es algo que hacemos cada uno de nosotros todos los días:

  • Observamos un fenómeno o problema.
  • Proponemos una explicación o solución.
  • Intentamos probarla o llevarla a cabo.
  • Reflexionamos sobre sus resultados y llegamos a una conclusión.

Muy a menudo, sin embargo, la conclusión a la que arribemos será un “no entendí” o un “no funcionó”. ¡Pero no todo está perdido! Del error siempre se aprende, y ese primer proceso ha dado lugar a nuevas observaciones, nuevas hipótesis, y nuevas ideas. El mecanismo se repite, tantas veces como sea necesario, hasta que nos demos por satisfechos o nos demos por vencidos y pidamos ayuda para solucionarlo.

Así funcionan las ciencias. ¡Y así es como debemos aprenderlas!

El PORQUÉ:

EL APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO SE NUTRE DE LA EXPERIENCIA DIRECTA.

Las teorías en las que se fundamenta Ciencia en Familia explican que la mejor manera de aprender acerca de un fenómeno es experimentarlo de forma directa.

Si mantenemos nuestros sentidos alertas, el objeto de estudio es de nuestro interés y podemos poner en práctica nuestras mejores habilidades y talentos, entonces nuestras vivencias se convierten en un aprendizaje significativo que integra múltiples mecanismos de captación del conocimiento.

Y si además podemos divertirnos mientras aprendemos, ¡el cielo es el límite!

Lamentablemente la escuela ha quedado muy desfasada respecto a los nuevos descubrimientos en las ciencias de la educación, la psicología del desarrollo y la sociología. El sistema educativo no está a la altura de los desafíos que se le plantean actualmente, atado como está a una estructura conservadora e instituciones políticas.

Ciencia en Familia es una propuesta actual, informada y dinámica. Tenemos por objetivo entusiasmar, provocar y llevar a la reflexión, antes que proporcionar conocimientos para acumular en la cabeza. Nuestra esperanza es que nuestros niños-científicos se conviertan naturalmente en adultos-científicos, y que nunca pierdan esa chispa de curiosidad, ese entusiasmo por aprender cosas nuevas.

Empecemos por enseñarle lo importante, desde el primer día:

Que sus manos pueden cambiar el mundo, una creación a la vez.